No es tan fácil olvidar

Y no sé a quien quiero engañar si a pesar de todo sigo sonriendo como un idiota cuando te veo, y más cuando estas feliz. Todavía siego recordando nuestros momentos. Sigo teniendo las mismas ganas, o mas, de pillarte desprevenida y darte un susto, abrazarte, besarte. Sigo queriendo ser yo el causante de tu felicidad. Quiero que vengas a mi casa, que durmamos juntos, que hagamos nuestras locuras, que me dejes en evidencia, que lleves mi ropa, que me levantes cuando caigo. Y sí, soy idiota, pero te sigo amando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario